Una rana pero muy bacana

El mismo año que se compró la carpa, 2006, se nombró el ministerio Rana Bacana.

El nombre viene de una canción infantil pero fue una idea inspirada porque permitió que se estableciera una imagen única, que pronto se reconocía en muchos lugares.

Con su sombre vueltiao y su guayabera, se reconoce la Rana Bacana como costeña, algo autóctono, no importado.

Haz clic aquí para donar con una tarjeta de crédito por la página de la misión Latin Link. O consigna a la cuenta de la Fundación: Fundación Comunidad Vive, Bancolombia Cuenta de Ahorros No. 00934997212, NIT. 900797943.

Si decides hacerlo, me cuentas, a esta drección fionaARROBAvive.org.

¡Gracias!

Share this post:Facebooktwitterredditlinkedin

Comments are closed.